miércoles, 22 de marzo de 2017

Croquetas de Pollo y Huevo

Ingredientes :

50 grs de Mantequilla
70 grs de Harina
750 ml de Leche entera
Sal

200 grs de Pollo cocido
3 Huevos cocidos
Harina
Pan Rallado
3 Huevos
Aceite de Oliva
Preparación :

Tendremos preparados con antelación los huevos cocidos y el pollo, que en principio es el pollo que hayamos cocido al hacer un caldo. Yo siempre preparo estas croquetas para aprovechar el pollo que uso al hacer caldos. El pollo lo cortamos a cuchillo, en trozos pequeños y los huevos, también los troceamos.
Empezamos a hacer las croquetas preparando una bechamel. Ponemos a calentar en una cazuela la mantequilla y en cuanto esté derretida añadimos la harina. Mezclamos bien con las varillas, formando una masa y empezamos a echar la leche, sin dejar de batir.
Hay que conseguir que la masa sea homogénea y dejaremos de batir tan enérgicamente, según vayamos echando más leche. Echamos sal al gusto. Dejamos que hierva de 10 a 15 minutos, para que pierda el sabor de la harina, sin dejar de batir, porque es fácil que se pegue al fondo de la cazuela.
La bechamel tiene que quedar espesa, a base de hervir, no de añadir menos leche o más harina. Añadimos el pollo a la bechamel y dejamos que sirva hirviendo.

Cuando consideremos que la bechamel tenga el espesor deseado, la retiramos del fuego y añadimos el huevo picado. Removemos con una espátula y volcamos la bechamel en una fuente, la tapamos con film transparente y dejamos que se enfríe en el frigorífico.
Cuando la masa esté bien fría la sacamos del frigorífico y preparamos un plato con pan rallado y otro con huevo batido. Con la ayuda de una cucharilla, se van cogiendo porciones al gusto de cada uno. Se pasan por harina y se les va dando forma. Después por el huevo y finalmente por pan rallado y se le da la forma definitiva con las manos. En este caso las he pasado primero por harina, normalmente las hago también por pan rallado, pero están también muy ricas así. Mi tía Begoña siempre las hacía así y nos encantaban.
Si no se van a freír inmediatamente, es mejor guardarlas en frío, porque después se fríen mejor. Se pone abundante aceite de oliva en una sartén y cuando está caliente se echan las croquetas. Se dan vuelta hasta que estén bien doraditas por todos lados. Hay que tener cuidado con la temperatura del aceite, porque si está muy caliente, se queman y se está frío se rompen. Una vez fritas se ponen en papel absorbente para quitar el exceso de aceite. Se sirven calientes.
Una receta más de unas croquetas básicas. En mi casa siempre se han hecho las croquetas de pollo como receta de aprovechamiento, con el pollo de los caldos. Pero son tan ricas, que soy capaz de hervir dos pechugas para hacerlas. Merece la pena!!!

Este tipo de croquetas yo siempre las hago igual, preparo una bechamel espesa y después le añado los ingredientes, como las hacía mi madre. Lo mismo las hago de jamón, de lomo, de queso, de chorizo, de bacalao,… todas me gustan! Pero las de pollo y huevo son tan sosas, que me vuelven loca, precisamente por eso, por simples.

Cuando empecé el blog, pensé que, publicando una receta básica de croquetas, las de jamón, que son mis favoritas, bastaría. Pero no, las croquetas se merecen una entrada para cada variedad, son imprescindibles en la cocina casera!!

2 comentarios:

  1. De acuerdo totalmente, las croquetas se merecen todos los post de este mundo.
    Deliciosas estas. Ya me las guardé en el Pinterest.
    Besitos,
    Vero

    ResponderEliminar
  2. Donde se pongan unas buenas croquetas que se quite todo lo demás...

    ResponderEliminar