jueves, 15 de diciembre de 2016

Rabas

Ingredientes :

600 grs de Calamar fresco
6 dientes de Ajo
Leche
1 lata de Cerveza
230 grs de Harina de Témpura
Sal
Aceite de Oliva Virgen Extra
Preparación :

El principal ingrediente de las “Rabas” es, evidentemente, el calamar. Debemos elegir calamares grandes y super frescos. Limpiarlos bien, quitarles la pluma, para mi gusto, quitarles también la piel (esa telilla de color que lo envuelve), sacar el interior y separar las patas del resto (que se deshecha) y limpiar bien el interior del calamar.
Para que las rabas estén bien tiernas, debemos romper las fibras del calamar. Para ello, una vez bien limpios, los cortamos en tiras a lo largo, no más anchas de 1cm y los ponemos en un recipiente junto con las patas troceadas. Pelamos los ajos y los laminamos. Los juntamos con los calamares y cubrimos todo de leche. Metemos el recipiente, bien tapado, en el frigorífico y lo dejamos, al menos, una hora, aunque es mejor que se quede durante toda la noche.
Cuando vayamos a hacer definitivamente las rabas, preparamos la mezcla para rebozarlas. Para ello mezclamos la harina de témpura con un poco de sal y la lata de cerveza, muy, muy fría. Mezclamos todo con unas varillas o un tenedor (nunca con varillas eléctricas), hasta obtener la textura deseada. Tenemos que conseguir una pasta semilíquida, pero con la consistencia suficiente para que cubra los calamares. Dejamos reposar la mezcla en la nevera, una hora.

Sacamos los calamares del frigorífico, los escurrimos y los metemos dentro de la mezcla de témpura. Removemos bien, para que se impregnen por todos lados de la pasta. 
Ponemos aceite abundante en una sartén honda. Lo calentamos al máximo y vamos friendo las tiras de calamar, sacándolas de una en una y friendo de pocas en pocas, para que no se peguen entre ellas. Con unas pinzas de freir, les damos la vuelta y cuando estén doradas por todas partes, las sacamos y los vamos poniendo sobre papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite. Seguimos de esta manera hasta acabar con todo el calamar.

A mí me gusta echarles un poco más de sal fina por encima y ya están listas para servirlas inmediatamente, acompañándolas de una cervecita fría o…. para mí, con un Martini Rojo, por favor!!!!
Las rabas son uno de los aperitivos más típicos del País Vasco. Unas rabas bien fritas, con un vinito o cervecita, son perfectas para compartir entre amigos. El inconveniente: tienen que ser recién, recién hechas. Se comen calentitas, crujientes y pinchándolas con un palillo.

Hacía mil años que no comía unas rabas. En mi casa no se han hecho nunca y por aquí, no se encuentran. Pero hace poco me entró como un antojo terrible, que me fui desesperadamente a la pescadería, compré dos buenos calamares y me preparé unas rabas deliciosas!!! Las he hecho según la receta de Eneko Sukalki. Deliciosas.

Nos transportaron a muchos años atrás, a esos aperitivos en el Bar del puerto de Mundaka, o a los de los domingos, en el Metrópoli de Bilbao…. De eso hace mil años por lo menos, pero son recuerdos que están ahí, sabores que no se olvidan…

Si os animáis, es un aperitivo perfecto para recibir a la familia en navidad. Seguro que os hacen la ola!!!

1 comentario: